Software de Economía del Bien Común


Hace tiempo que se viene hablando de un nuevo modelo de economía denominado Economía del Bien Común, cuyo principal abanderado es Christian Felber. Este modelo se fundamenta en una serie de principios básicos muy alejados de los pilares centrados en aspectos monetarios de la actual economía de mercado, el capitalismo. En la Economía del Bien Común los valores humanos sustituyen a marcadores económicos actuales como el PIB o los beneficios monetarios de empresas y administraciones. La confianza, la responsabilidad, la honestidad, la cooperación, la compasión, la solidaridad y la generosidad entretejen una armazón que da sentido a la Economía del Bien Común. Las empresas, siempre en base a los principios de este nuevo modelo, se valoran según el grado de dignidad humana que se construye desde ella, su sentido de la solidaridad y de la justicia social, así como los mecanismos adoptados para contribuir a la sostenibilidad ecológica. En el vídeo que tiene Christian en youtube explica brevemente en qué consiste este nuevo modelo de economía. Finalmente puede leerse un resumen en pdf en la página del propio proyecto de Christian. Por otra parte, la irrupción de las redes sociales en los hábitos de vida de millones de personas en el planeta ha ocasionado, como consecuencia de ello, un incremento exponencial de la cooperación desinteresada por alcanzar metas y desarrollar proyectos cuyo sentido último está relacionado con un propósito, en gran medida, de marcado carácter de cooperación social, alejado de cualquier interés de rentabilidad económica. Y el mundo del software no es ajeno a ello. Aparecen en este ámbito aplicaciones desarrolladas bien por particulares, bien por empresas, que pretenden cubrir necesidades sociales de grupos más o menos amplios de población y que, posiblemente, jamás se habrían tenido en cuenta desde la perspectiva de la clásica empresa enmarcada en la economía de mercado. La colaboración para el desarrollo de sistemas y aplicaciones de software existe desde hace décadas, sin embargo, la proyección sobre un plano eminentemente social es mucho más reciente. Y es de esas aplicaciones de las que voy a escribir seguidamente, más concretamente de aplicaciones orientadas a personas con TEA (trastornos del espectro autista).

No hace mucho, tuve la necesidad de localizar en la red aplicaciones que posibilitaran la comunicación mediante pictogramas de personas con TEA, y me llevé una grata sorpresa. Primero porque ya existen aplicaciones que abordan este modelo de comunicación, por otro lado, la mayoría estaban diseñadas para las últimas generaciones de dispositivos móviles (smartphones, iPad, iPhone) y finalmente, porque algunas de ellas habían sido desarrolladas por particulares o empresas sin ánimo de lucro. Esto es lo que yo me atrevería a calificar como software de economía del bien común.

Seguidamente daré un repaso por aquellas aplicaciones que más se ajustaron a mis solicitados criterios de búsqueda, tomando como base la necesidad de que existieran para Android (debían ejecutarse en una tablet de siete pulgadas con Android 2.2 y/o en Windows).

La primera que me encontré fue E-Mintza, una aplicación que posibilita una comunicación aumentativa y alternativa para personas con TEA o dificultades para la comunicación oral o escrita. Está auspiciada por la Fundación Orange y la Fundación Dr. Carlos Elósegui, desarrollada por Nesplora, con la participación de la Asociación de Autismo Gautena, empleando pictogramas y recursos gráficos de ARASAAC (Portal Aragonés de la Comunicación Aumentativa y Alternativa) y apoyado financieramente por el Plan Avanza2. La aplicación es gratuita y está disponible para Android, Windows y MacOS. Para saber más sobre E-Mintza tenéis el vídeo Qué es E-Mintza.

La siguiente fue Ablah, disponible para iPhone, iPod Touch y iPad. Pronto estará para Android. También herramienta de comunicación basada en pictogramas, configurable a la medida del usuario, tal como E-Mintza. Se trata de una iniciativa privada, llevada a cabo por Juan Carlos González, padre de niño autista, con el apoyo de 5bnet, una empresa malagueña centrada en marketing móvil sobre Apple. Se publicó un análisis en el blog de iautism. También es gratuita.

La tercera aplicación también cubre un espectro similar a las dos anteriores, se trata de PictoDroid. Es una aplicación para Android de comunicación aumentativa y alternativa basada en pictogramas, también son los de la ARASAAC, incorporando mediante el uso del sintetizador de voz de Android, el sonido de las palabras que identifican los pictogramas. Es fácilmente configurable y se ofrecen dos versiones, una Lite, básica, y otra con capacidad para elaborar frases complejas, la anterior mencionada PictoDroid. La aplicación es fruto de un proyecto de colaboración entre el Centro de Educación Especial Manuel López Navalón (centro público de la Consellería de Educación y Ordenación Universitaria, de la Xunta de Galicia) y el Grupo de Tecnologías de la Información de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicación de la Universidad de Vigo, el nombre de este proyecto es Accegal. También es gratuita esta aplicación. Accegal dispone de otras aplicaciones como son VirtualTEC y MessageTTS.

Y para completar este repaso, termino con AraWord, una aplicación tipo procesador de texto que posibilita la construcción de frases incorporando junto a las palabras el pictograma correspondiente, también de la ARASAAC. Está disponible para Windows y ha sido desarrollado por el ingeniero Joaquín Pérez Marco, bajo la supervisión de Joaquín Ezpeleta Mateo, del Departamento de Informática de Sistemas de la Universidad de Zaragoza y han colaborado en el mismo, profesionales del C.P.E.E. Alborada y del Centro Aragonés de Tecnologías para la Educación (CATEDU), dependientes todos ellos del Gobierno de Aragón. La aplicación también es gratuita. En el blog Informática para Educación Especial  hay disponible una reseña.

En definitiva, cuatro aplicaciones desarrolladas por las iniciativas privadas (personales, para ser exactos) en colaboración con fundaciones, organismos públicos y asociaciones, que se ajustan perfectamente a lo que podríamos denominar software de economía del bien común.

Concluyo con una viñeta de El Roto, que enlaza con lo aquí expuesto: pararse un momento en el camino y preguntarse si no hay otro modo de hacer las cosas, quizás, más humanas.

Viñeta de El Roto

Viñeta de El Roto

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Red Social y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s