Educación y realidad aumentada


Es indiscutible que la realidad aumentada (AR) está de moda, tanto es así que un libro con este mismo título, Realidad aumentada de Bruno Nievas, pediatra y escritor, ha sido best-seller en Internet, con 42000 descargas en los primeros cuatro meses para posteriormente ser editado en papel, vendiéndose también muy bien vía librerías. Podéis descargaros un capítulo del libro si os atrae el thriller mezclado con la ciencia ficción. este ejemplo no es más que una muestra de que poco a poco esta tecnología se va deslizando entre nosotros y comienza a despuntar especialmente de la mano de los dispositivos móviles actuales (iPads, smartphones).

En términos formales se define la Realidad Aumentada como “una visión directa o indirecta de un entorno físico del mundo real, cuyos elementos se combinan con elementos virtuales para la creación de una realidad mixta en tiempo real. La principal diferencia con la realidad virtual, es que no sustituye la realidad física, sino que sobreimprime los datos informáticos al mundo real”.

Aunque la tecnología asociada a la realidad aumentada comenzó a desarrollarse en cierta medida en los años setenta, es en 1992 cuando se acuña este término por Tom Caudell. Como siempre, la referencia sobre realidad aumentada en la Wikipedia puede ser un buen punto de partida, aunque como una imagen vale más que mil palabras, en el vídeo Realidad aumentada en 3 minutos se ofrece una introducción breve y concisa sobre ella.

Es en el campo de la educación donde comienzan a abrirse grandes espectativas, especialmente por el hecho de que supone poner al alcance del alumnado una tecnología con la que se sienten familiarizados, debido a que ya disponen de los dispositivos que la hacen posible (smartphones, iPads, pizarras digitales, webcams, etc).

La primera pregunta que deberíamos hacernos es ¿qué ofrece la Realidad Aumentada en el contexto educativo? Pablo Bongiovanni ha elaborado una presentación en Prezi muy aclaratoria, ¿Qué aumenta la realidad aumentada en educación?. De esta presentación podemos extraer varias claves básicas. La primera de ellas es que la AR cambia el modo en que el alumnado se relaciona con el conocimiento, empleando vías y sentidos diferentes y/o complementarios. En segundo término, no sólo se trata de conversación, si no interacción con el objeto que proporciona el conocimiento, adhiriendo a la realidad visible una capa de información digital. Finalmente, la realidad aumentada incorpora ahora nuevas dimensiones a instrumentos de conocimiento tradicionales: libros aumentados, personajes aumentados, arquitectura aumentada, y así podríamos continuar hasta el infinito. Los códigos QR se convierten en una de las puertas de entrada a la realidad aumentada.

En TICbeat encontramos un interesante post sobre realidad aumentada en el que se muestra una presentación imprescindible de Raúl Reinoso sobre realidad aumentada en educación: realidad aumentada y educación. Según Reinoso, la AR comenzará a extenderse en educación en dos o tres años, formándose una sinergia entre educación y entretenimiento (edutainment). En http://www.slideshare.net/tecnotic/realidad-aumentada-y-educacin se dispone de una presentación más completa del propio Raúl. El autor ofrece muchos ejemplos de cómo puede aplicarse esta tecnología en un contexto educativo, abarcando todos los niveles. Desde el aprendizaje de las palabras mediante pictogramas animados hasta el uso de las pizarras digitales integrando la AR mediante una cámara.

Por otra parte, Pablo Bongiovanni, en el marco del VI Encuentro Internacional EducaRed 2011, publicó un artículo en el que, entre otros, proporcionaba varios links interesantes de cómo se podía aplicar la realidad aumentada en educación. Uno de ellos ofrecía una complementación entre Playstation y AR que podía confluir en ¿una vía para educar? Aquí el enlace, el debate queda abierto. Y en este otro enlace tenemos virtualibro,  resultado de las investigaciones sobre realidad aumentada por un equipo de uruguayos. Otro ejemplo de virtualibro lo tenemos en este vídeo http://youtu.be/tqnBns2k98k.

En el siguiente post “La realidad aumentada. Educación e inmersión. Una buena dupla para reflexionar sobre las posibilidades de las nuevas tecnologías”, del portal Educ.ar, se reflexiona sobre las posibilidades de la AR en educación, abordando, entre otros, un aspecto realmente interesante que aporta la AR, que es el de diseñar simulacros basados en el mundo real, un modelo de experiencia imprescindible muchas veces para entender ciertos conceptos, y que a veces a los docentes les cuesta desarrollar adecuadamente, en gran medida porque el modelo a simular es complejo. Basta visualizar el vídeo AR Chemistry | Augmented Reality Education | Paradox para hacernos una idea de ello.

Después de esta somera introducción a la realidad aumentada en educación, podemos preguntarnos por dónde comenzará a implantarse esta tecnología en el ámbito educativo. La lógica me hace pensar en dos posibles vías. La primera vendrá de la mano de los libros, reconvertidos en libros virtuales, ya que se trata del instrumento en el que están familiarizados los docentes, y por ende, ofrece una transición “suave” hacia la nueva tecnología. Por otra parte, el alumnado, en gran medida, ya tiene plenamente integrado en sus hábitos de vida social el uso de los dispositivos móviles, lo que hace de estos dispositivos la otra puerta de entrada. Los libros virtuales (deberíamos llamarlos libros aumentados) se usarían primordialmente en contexto físicos muy concretos: el aula, el domicilio) y los dispositivos móviles abrirían completamente los procesos de aprendizaje a todo el espacio físico, convirtiendo cualquier paseo por la ciudad, visita turística, etc. en una vía para incorporar conocimiento de una manera fácil y amena. No debemos olvidar tampoco las pizarras digitales, que proporcionarían una experiencia compartida de realidad aumentada a toda la clase. Tampoco estará muy lejos el día en que toda esta tecnología se integre directamente en gafas de realizad aumentada, tal como vaticina el vídeo de BMW y el uso de las mismas en el contexto de la mecánica del automóvil.

Muy pronto, con las técnicas adecuadamente desarrolladas e implantadas en dispositivos móviles, todo el mundo que nos rodea se convertirá en fuente de información complementaria para nuestro conocimiento. La geolocalización se erige como un factor primordial, que unido a la construcción de amplias bases de datos para soporte de realidad aumentada, nos abrirá un mundo nuevo de conocimiento accesible desde cualquier punto geográfico en el que nos encontremos. Incluso, nosotros mismos, seremos fuente de conocimiento en el mundo real de la misma manera que lo somos ya en el digital, basta con visualizar el vídeo TAT augmented ID que aunque revestido de cierto aire cómico, no deja de mostrar un aspecto que traerán consigo los dispositivos móviles con los que ahora nos comunicamos. Éstos no sólo informarán de nuestra geolocalización, sino que además ofrecerán información pública de nosotros mismos. Eso abre una nuevo debate que supondría reflexionar sobre cómo la privacidad se ha convertido en un campo de batalla en las redes sociales, especialmente en Facebook, y qué supondría extender esta misma problemática directamente a las personas físicas. Nuestros dispositivos móviles serán los “chivatos” de ese conocimiento. Ahora queda preguntarnos, ¿cuánta y qué información estamos dispuestos a dejar accesible a través de estos dispositivos? ¿Seremos conscientes plenamente de que somos fuente de información pública? ¿Hasta dónde llevaremos nuestra privacidad? Las respuestas a estas preguntas quedarán para un post futuro.

Y después de todo esto, la pregunta clave es ¿cómo debe modificarse el proceso de aprendizaje para incorporar la AR? O la pregunta inversa, ¿qué supone la incorporación de la AR en el proceso de aprendizaje que hasta ahora desarrollábamos los docentes? ¿Cambia el ámbito físico en el que se produce el aprendizaje? ¿Quién es ahora el protagonista de este aprendizaje? Después de incorporar en nuestro discurso habitual el concepto de “mundo líquido”, ¿habrá que definir el concepto de “escuela líquida”?.

Concluyo con este vídeo para relajarnos:

About these ads
Esta entrada fue publicada en Tendencias tecnológicas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s